CASTRICOM 3

CORONAVIRUS

promo facebook

CONTACTO CCOO

LGTBI

WASAP

SECRETARIADO MOD MARZO 2020

ALERTA CORONAVIRUS EL SINDICATO

FSM

PROMO SERVICIOS

GACETA SINDICAL

CONCERTACION REGIONAL

CLINICAS DENTALES

PROMO ESTATUTOS

PROMO PUBLICACIONES CONFEDERALES

PROMO PORTAL TRANSPARENCIA

ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES

VIDEO MARCELINO CAMACHO

PROMO JOVENES

PROMO CUOTAS GRANDE

RECLAMACION TEMPORALES

12 CONGRESO

promo galeria 2

PROMO DIALOGO SOCIAL

PROMO LIBRO REFORMA LABORAL

PROMO ASTURIAS SINDICAL

PROMO CUADERNOS SINDICALES

FUNDACION 1 DE MAYO

Articulo de Opinión de MERCEDES ALCARAZ PANCORBO, Secretaria de la Mujer de la Unión Comarcal de CC.OO. de Avilés
24 Noviembre 2016

Ante un nuevo 25 de Noviembre, desde CCOO manifestamos nuestro más contundente rechazo a la insoportable violencia contra las mujeres; una sangrante consecuencia de la discriminación y de la ausencia de prevención, protección y derechos necesarios para combatir lo que constituye una flagrante violación de los derechos humanos.



merce 25 n 2016

Consideramos la violencia contra las mujeres una cuestión  social, de graves consecuencias para el conjunto de la sociedad con efectos perversos para las mujeres afectadas, que ven gravemente perjudicada su salud  y su desarrollo personal, profesional, económico y laboral.

Las políticas de austeridad, el fuerte recorte en recursos y dotaciones presupuestarias, los graves retrocesos en derechos laborales, sociales, sanitarios, educativos y reproductivos, impuestos por el Gobierno del Partido Popular, han supuesto un incremento de los factores de la violencia estructural: mayor desempleo y precariedad laboral, desprotección social para las mujeres, feminización de la pobreza, etc

En el ámbito laboral, no se han desarrollado las políticas y programas para el fomento del empleo y son insuficientes las ayudas económicas y de protección social, por lo que reclamamos se impulsen actuaciones y medidas para la contratación y fomento del empleo de las mujeres víctimas de la violencia  de género, garantizando la difusión y el ejercicio de los recursos y prestaciones.

La educación es un ámbito especialmente llamado a promover cambios que favorezcan relaciones igualitarias entre mujeres y hombres,  para acabar con todo tipo de discriminación. Por ello, debemos insistir en la necesidad de que se refuercen los medios para llevar a cabo en los centros educativos una labor contra la violencia hacia las mujeres. Porque esa violencia masculina no es natural, sino aprendida y, por tanto, puede ser sustituida por valores sociales positivos basados en el respeto, la tolerancia y la igualdad. Y porque entendemos que desterraremos mejor la violencia de género mediante acciones preventivas, planteadas desde una perspectiva positiva de aprendizaje de unas buenas relaciones entre los sexos, desde una perspectiva coeducativa y una educación afectivo-sexual

En el ámbito policial, funcionarial y jurídico, existe una insuficiente coordinación entre los distintos ámbitos y órganos de la Administración, así como una escasez de recursos para la adecuada asistencia, seguimiento y protección a las víctimas. Es necesario incrementar el número de juzgados especializados y unidades de valoración integral del riesgo, con dotaciones presupuestarias  sufícientes; garantizar formación y sensibilización para operadores jurídicos y quienes intervienen en los distintos procesos (jueces, fiscales, abogacía, fuerzas y cuerpos de seguridad, equipos psicosociales, sistema educativo, sanitario, publicidad y medios)

Es fundamental eliminar los estereotipos, roles y modelos sexistas que se difunden en los medios de comunicación, publicidad, redes sociales, etc. Es decir, se trata de hacer visible la violencia simbólica mostrando las marcas del lenguaje y los mensajes que nos rodean, que sitúan a los varones en el lugar de la razón, la política, el trabajo, lo productivo, la dominación, y sitúan a las mujeres en los roles y espacios estereotipados: la emoción, los afectos, el hogar, lo reproductivo, los cuidados, la sumisión, la subordinación y la exclusión.


Desde CCOO exigimos la corrección de los déficits existentes en la aplicación de la Ley orgánica 1/2004 de medidas de protección integral contra la violencia de género, y manifestamos nuestra disposición a colaborar  para  una aplicación integral, completa y eficaz en la erradicación de todas las violencias contra las mujeres.