CARATULA VIDEO 20N 2020

ANEXO CONGRESO UC

LGTBI

CONTACTO CCOO

promo facebook

PROMO SERVICIOS

CORONAVIRUS

LOTERIA 2020

WASAP

ALERTA CORONAVIRUS EL SINDICATO

SECRETARIADO MOD MARZO 2020

FSM

CASTRICOM 3

GACETA SINDICAL

PROMO ESTATUTOS

CLINICAS DENTALES

PROMO PUBLICACIONES CONFEDERALES

CONCERTACION REGIONAL

PROMO PORTAL TRANSPARENCIA

ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES

VIDEO MARCELINO CAMACHO

RECLAMACION TEMPORALES

PROMO CUOTAS GRANDE

PROMO JOVENES

12 CONGRESO

promo galeria 2

PROMO DIALOGO SOCIAL

PROMO LIBRO REFORMA LABORAL

PROMO ASTURIAS SINDICAL

PROMO CUADERNOS SINDICALES

FUNDACION 1 DE MAYO

CONCURSO PAZ Y SOLIDARIDAD

“UN FANTASMA RECORRE EUROPA”
16 Octubre 2018

Artículo de Opinión de JORGE SÁNCHEZ TORRE, Secretario Adjunto a la Secretaría General de la Unión Comarcal de CC.OO. de Avilés, respecto al reciente acto de VOX en Vistalegre (Madrid).



JORGE 7
Jorge Sánchez Torre

En 1933 Rafael Alberti (componente de la generación del 27, comunista y exiliado) escribía su poema “Un fantasma recorre Europa”. En él hablaba de las voces que clamaban por un cambio en la balanza de poder en la Europa del siglo XX. Unas voces que exigían libertades y derechos, unas voces que hacían temer a la oligarquía y los crecientes movimientos fascistas un cambio promulgado por la clase trabajadora.

Hoy otro fantasma recorre esta Europa nuestra. Más oscuro, tenebroso. Hoy las voces de ese ente nos hablan de racismo, de xenofobia, de machismo, hablan con un discurso similar al que Adolf Hitler utilizaba es los mítines de la Alemania nazi. Nos hablan de tiempos pasados y de unos errores que nunca pensamos que podríamos volver a cometer.

Con un discurso vacío y cargado de odio al extranjero los movimientos de ultraderecha se han ido asentando en muchos países europeos (Austria, Italia, Grecia, Francia…) aprovechando la crisis económica global. Incluso en Sudamérica asistimos en la actualidad a un fenómeno similar en las elecciones brasileñas.

España no escapa a esta tendencia. En nuestro país, en el que hemos vivido más de 40 años en gris, en el que nuestros familiares se han visto obligados a huir de sus hogares escapando de una guerra y una represión atroz (¿no les suena de algo cuando contemplamos muertes en los mares europeos?) y que una mal llamada transición permitió a los herederos del franquismo continuar dentro de las instituciones, asistimos el domingo 7 de octubre a un fenómeno que no podemos obviar.

VOX, representante español de esa extrema derecha, congregaba en Vistalegre (Madrid) a 10.000 personas en un mitin multitudinario. “España para los españoles”, “que no vengan a quitarnos nuestro trabajo”, “nos dirigimos a los creyentes que han visto pisoteados sus templos”, son algunas de las proclamas que desde el atril de Vistalegre se lanzaban a una multitud entregada a la causa.

Desde CCOO no podemos asistir en silencio al crecimiento de estas proclamas ultraderechistas. Nuestro sindicato, que luchó desde los inicios del franquismo por los derechos de la clase obrera, siempre se encontrará en la lucha frente a quienes quieren volver a privar de libertades a los trabajadores y trabajadoras disfrazando esta idea bajo lemas racistas, machistas y xenófobos. La batalla ideológica es fundamental en este aspecto. La conciencia de clase, la solidaridad, la igualdad, aspectos vertebradores de las CCOO han de ser los pilares fundamentales para combatir el discurso fácil y vacío que desde la ultra derecha se utiliza para aprovechar ese individualismo fomentado durante años desde otros sectores de la derecha conservadora.

Hoy más que nunca el valor de la conciencia de clase es primordial para no caer en los mismos errores que asolaron Europa desde el primer tercio del siglo XX.

Nuestra organización sindical, así como otros movimientos políticos y sociales de izquierda, tiene mucho trabajo por hacer; hemos de combatir las mentiras y el populismo, debemos ser capaces de hacer ver que el odio y la violencia no pueden ser los ejes vertebradores de nuestra sociedad. Nos encontraremos en la lucha, sin duda, donde siempre se han encontrado las CCOO.

¡A galopar¡