CARATULA VIDEO 20N 2020

ANEXO CONGRESO UC

LGTBI

CONTACTO CCOO

promo facebook

PROMO SERVICIOS

CORONAVIRUS

LOTERIA 2020

WASAP

ALERTA CORONAVIRUS EL SINDICATO

SECRETARIADO MOD MARZO 2020

FSM

CASTRICOM 3

GACETA SINDICAL

PROMO ESTATUTOS

CLINICAS DENTALES

PROMO PUBLICACIONES CONFEDERALES

CONCERTACION REGIONAL

PROMO PORTAL TRANSPARENCIA

ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES

VIDEO MARCELINO CAMACHO

RECLAMACION TEMPORALES

PROMO CUOTAS GRANDE

PROMO JOVENES

12 CONGRESO

promo galeria 2

PROMO DIALOGO SOCIAL

PROMO LIBRO REFORMA LABORAL

PROMO ASTURIAS SINDICAL

PROMO CUADERNOS SINDICALES

FUNDACION 1 DE MAYO

CONCURSO PAZ Y SOLIDARIDAD

Artículo de Opinión de Mercedes Alcaraz Pancorbo, Secretaria de la Mujer de la U.C. de CCOO de Avilés
8 Marzo 2021

ANTE EL 8 DE MARZO de 2021, ¡AHORA MÁS QUE NUNCA!



MERCE 2
MERCEDES ALCARAZ PANCORBO SECRETARIA DE MUJER E IGUALDAD UNIÓN COMARCAL DE CC.OO. DE AVILÉS

Este 8 de Marzo, como los que quedan por venir, vamos a reivindicar una vez más la igualdad real entre hombres y mujeres y lo vamos a hacer sin las grandes manifestaciones a que estábamos acostumbradas los últimos años, pero con la misma fuerza. La pandemia ha contribuido a visibilizar la contradicción que existe entre las pésimas condiciones laborales de algunas profesiones frente al carácter esencial que han adquirido en momentos de crisis.

La mayoría de los trabajos que no pudieron parar, aquellos que se consideraron esenciales, pertenecen a sectores altamente feminizados que a su vez también son los peor pagados y los más precarios. Se trata de limpiadoras de edificios y locales, trabajadoras del comercio, auxiliares de dependencia, las trabajadoras del hogar. Mujeres que tienen en común la precariedad, la parcialidad de los contratos y los bajos salarios. En esta crisis sanitaria y económica el peso del cuidado de menores y de personas dependientes ha recaído fundamentalmente en las mujeres que se han visto, otra vez, retornando al hogar. El recorte y el deterioro de los servicios públicos ha generado que las personas trabajadoras se vean sin una red de servicios necesarios para la conciliación, haciendo que, especialmente las mujeres, se hayan tenido que quedar en casa. Urgen políticas de corresponsabilidad familiar y políticas de empleo que garanticen la extensión del empleo de calidad. La pandemia no ha hecho sino poner de manifiesto, con más claridad si cabe, las desigualdades y precariedades que venimos denunciando.

Que en el ámbito laboral hay desigualdad de género es algo que sabemos. En unos sectores y actividades más que en otros, las condiciones laborales y salariales de la mujer han sido, por lo general, peores o bastante peores que las del hombre. Por ello debemos de seguir dotando al mercado laboral de herramientas útiles como son los Planes de Igualdad y Registros retributivos, que nos permiten esclarecer y conocer las características de los diferentes puestos de trabajo en las empresas, tanto para los hombres como para las mujeres. Y de esta manera establecer medidas que permitan no sólo la consecución de la igualdad real, sino también mejorar las condiciones laborales y dejar atrás la precariedad que tanto afecta a hombres y mujeres. Hablar de igualdad y de la consecución de la igualdad no es cosa solamente de mujeres, en el camino hacia esa consecución se pueden corregir e implementar muchas medidas que mejorarán las condiciones laborales para hombres y mujeres.